En el 2√ā¬ļ partido de tres, de cuartos de final de la Euroliga de Baloncesto
celebrado en Barcelona, el jueves 3 de Abril, el Barcelona ganó al Maccabi
de Tel-Aviv por 83 a 74. En el primer tiempo, un activista catalán
saltó al terreno de juego con una bandera Palestina, mientras dos mujeres
activistas mostraban también en alto desde sus asientos una bandera Palestina y pancartas exigiendo la liberación de Palestina, el fin del apartheid y el respeto de los derechos humanos.
Las fuerzas de seguridad reaccionaron inmediatamente y sacaron detenido al activista, que antes de acabar el partido fue puesto en libertad, después de ser identificado .Las activistas mientras tanto, exhibían también una bandera Palestina y pancartas exigiendo la liberación de Palestina, el fin del apartheid, de la colonización
y el respeto de los derechos humanos para los Palestinos.

Pocos minutos después se acercaron varios policías autonómicos de Catalunya que
consiguieron arrancar la bandera Palestina y las pancartas de las manos de las activistas, con tal fuerza que casi las tiran al suelo, a pesar de estar sentadas en sus asientos. El p√ɬļblico empez√ɬ≥ a abuchear a los polic√ɬ≠as y a exigir que se retirara la bandera Israel√ɬ≠ que otras dos mujeres sosten√ɬ≠an en otro lugar del Palau Blaugrana, al mismo tiempo que miles de espectadores de los 6.739 que llenaban el Palau, gritaban sin cesar, √Ę‚ā¨ŇďPalestina, Palestina, Palestina, Palestina√Ę‚ā¨¬Ě. Las dos activistas se abrazaron emocionadamente al sentir que la causa del pueblo Palestino estaba siendo apoyada tan masivamente.

Al llegar a la media parte, las activistas aprovecharon para dirigirse al lavabo, momento en que los Policías Autonómicos que las esperaban disimuladamente, les exigían que se identificaran. Varios aficionados del Barcelona se interpusieron, para que ellas pudieran regresar a sus asientos. Al cabo de pocos minutos un responsable
del Club de Baloncesto del Barcelona, les propuso devolverles la bandera Palestina
si no volvían a exhibirla en alto, y a explicarles que la policía secreta Israelí se había
quejado al Club y había exigido que la Policía Autonómica Catalana retirara la bandera Palestina y detuviera a los activistas.

Como las activistas observaron que la bandera Israelí tampoco era mantenida en alto
aceptaron y siguieron el partido con entusiasmo, puesto que el Barcelona estaba
ganando al equipo Israelí. Al finalizar el partido fueron ayudadas a salir del Palau
Blaugrana por numerosos aficionados que las escoltaron hasta que creyeron que
ya no corr√ɬ≠an ning√ɬļn peligro, momento en que al menos 10 Mossos d√Ę‚ā¨‚ĄĘEsquadra apro-
vecharon para rodearlas, separarlas y volverles a exigir la documentación. Al negarse,
les dijeron que subieran en el coche de la Policía, a lo cual se negaron, y la mayor de
ellas, de unos 60 a√ɬĪos, se sent√ɬ≥ en el suelo y dijo que era una detenci√ɬ≥n ilegal y que
por lo tanto no iba a colaborar con una injusticia, citando a Gandhi y a Luther King.

Mientras tanto, no permit√ɬ≠an que los transe√ɬļntes se pararan y a los que lo hac√ɬ≠an, les
pedían también la documentación. Un policía autonómico dio un puntapié a la pierna
de un joven Palestino que intercedía por las mujeres retenidas-.

Después de aproximadamente una hora, acudieron mujeres Policías quienes cogieron
la peque√ɬĪa mochila que resguardaba la mayor de las activistas con su cuerpo, sacaron
su documentación, tomaron nota y se la devolvieron, diciendo entonces que podían marcharse. Se ignora si se presentaran cargos contra los activistas.

El jueves de la semana pr√ɬ≥xima se jugar√ɬ° el 3√ā¬ļ y √ɬļltimo partido en Tel-Aviv entre
el Maccabi y el Barcelona y el que gane será el que irá a disputar las semifinales a
Madrid con otros tres equipos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail