Según el Informe Semanal del Centro Palestino para los Derechos Humanos (CPDH), durante la semana del 30 de abril al 7 de mayo de 2008, nueve palestinos, entre ellos una mujer, fueron asesinados por las fuerzas israelíes en la Franja de Gaza y Cisjordania. Tres de las víctimas fueron ejecutados extrajudicialmente por las fuerzas israelíes. También 35 palestinos, entre ellos 6 niños y una mujer, resultaron heridos por las fuerzas israelíes.Ataques israelíes en Cisjodania:

Las fuerzas israelíes realizaron 43 incursiones en comunidades palestinas en Cisjodania y cinco en la Franja de Gaza. Las fuerzas israelíes confiscaron el equipo de un taller de costura de la Caridad Islámica en Hebrón y ordenó su cierre por 3 años. El ejército israelí emitió avisos a seis civiles palestinos en el pueblo de Beit ‘Awa, al sur de Hebrón, de que sus casas serán demolidas.

Durante el período objeto de este informe, las fuerzas israelíes realizaron al menos 43 incursiones militares en las comunidades palestinas en Cisjodania. Las fuerzas israelíes secuestraron a 100 civiles palestinos, entre ellos 15 niños. El número de civiles palestinos secuestrados por las fuerzas israelíes en Cisjodania desde principios de 2008 se sitúa en 1.151. Dos civiles palestinos fueron secuestrados por las fuerzas israelíes en los puestos de control militares en Cisjodania.

A pesar de las afirmaciones de Israel sobre la flexibilización de las restricciones a la circulación de los civiles palestinos, lo cierto es que las fuerzas israelíes han seguido imponiendo severas restricciones a la circulación de los civiles palestinos en toda Cisjodania. A miles de civiles palestinos de Cisjodania y la Franja de Gaza se les ha negado el acceso a Jerusalén, incluida la Jerusalén oriental ocupada. Las fuerzas israelíes han establecido numerosos puestos de control alrededor y dentro de Jerusalén Este.

El Muro de la Anexión israelí:

Las fuerzas israelíes han seguido construyendo el Muro de la Anexión dentro de Cisjodania. Con este fin, durante el período de cobertura del informe, las fuerzas israelíes entregaron notificaciones a seis civiles palestinos en el pueblo de Beit ‘Awa, al suroeste de Hebrón, informándoles que sus casas, ubicadas a unos 450-1000 metros de distancia del Muro de Anexión, serán demolidas.

El ejército israelí alegó que las casas fueron construidas sin licencias, y dio a los propietarios hasta el 24 de mayo para apelar contra la decisión de demolición.

Los ataques de colonos israelíes:

Las fuerzas israelíes han continuado las actividades de asentamiento y los colonos israelíes que viven en los territorios palestinos ocupados han seguido atacando a los civiles y los bienes palestinos, en violación de las leyes internacionales de derechos humanos. Durante el período que se examina, las fuerzas israelíes, han revelado un plan para ampliar el asentamiento de ‘Har Brakha’, al sur de Nablus. El plan incluye la construcción de varios bloques de viviendas en 229 donums de tierras pertenecientes al pueblo de Bourin, aldea palestina. Asimismo, los colonos israelíes siguen atacando a civiles y bienes palestinos.

El 2 de mayo, por lo menos 15 colonos israelíes armados atacaron a una familia palestina en al-Teera, zona situada al oeste de Ramallah. Aproximadamente a las 15:00, por lo menos 15 colonos israelíes armados atacaron a una familia palestina en al-Teera en la zona oeste de Ramallah. Según Bassem al-Khaldi, de 46 años de edad y Jefe de UNSCO para los Territorios Ocupados palestinos, él, su esposa, sus dos hijos y Na’ima al-Sheikh Ali, miembro del Consejo Legislativo Palestino, y su los niños, se encontraban en una barbacoa en al-Teera en la zona oeste de Ramallah. Entonces, por lo menos 15 colonos israelíes, aparentemente procedentes del asentamiento de ‘Yad Ta’ir’, casi a 2 kilómetros de la zona, los atacaron con piedras. El hijo de Al Khaldi, Karam, de 10 años, fue alcanzado por una piedra en el pecho, y al-Sheikh Ali fue alcanzado por una piedra en los pies. Los colonos también golpearon con palos en la espalda de E´tidal, la esposa de al-Khaldi.

Ese mismo día, colonos israelíes armados con piedras y porras atacaron también a un grupo de civiles palestinos en la aldea Tawani, al sur de Hebrón. Un número de activistas de la solidaridad internacional llegó a la zona para proteger a los civiles. Sin embargo, los colonos israelíes llegaron a la zona y también atacaron a los activistas de la solidaridad. Un civil palestino y dos activistas de la solidaridad internacional presentaban magulladuras.

El 3 de mayo, un grupo de colonos israelíes del asentamiento de ‘Yits’har’, al sur de Nablus, atacaba una casa perteneciente a Jamal Saleh Yousef, en el sureste del pueblo de Assira, al sur de Nablus. Los colonos prendieron fuego a las tierras agrícolas y lanzaron piedras contra la casa. Un grupo de aldeanos locales llegaron a la zona para apoyar a Saleh y le ayudaron a extinguir el fuego. Los colonos también golpearon a los aldeanos que fueron en su ayuda.

Ataques israelíes en la Franja de Gaza:

El 30 de abril de 2008, las fuerzas israelíes ejecutaron extrajudicialmente a dos activistas de las Brigadas de Al Quds, (el brazo armado de Yihad Islámica) e hirieron a un tercero, así como a tres transeúntes, entre ellos 2 niños, en la ciudad de Rafah, al sur de la Franja de Gaza. Un avión de las fuerzas israelíes disparó misiles contra un taller en Rafah, mientras que los activistas estaban en el interior del taller.

El 1 º de mayo, las fuerzas israelíes ejecutaron extrajudicialmente a un activista de las Brigadas de Al-Qassam ‘Izziddin (el brazo armado de Hamas) en Rafah. Un avión de las fuerzas israelíes disparó un misil contra el activista, mientras caminaba por la calle. Un niño que se encontraba cerca, también resultó herido.

El 4 de mayo, las fuerzas israelíes mataron a un civil palestino e hirieron a otros 5 durante una incursión en la aldea Khuza’a, al este de Khan Yunis, en el sur de Gaza.

El 6 de mayo, las fuerzas israelíes mataron a un activista de las Brigadas Al-Qassam ‘Izziddin e hirieron a un segundo, en la ciudad de Beit Lahia, al norte de la Franja de Gaza. Las fuerzas israelíes dispararon un misil tierra-tierra contra los activistas.

El 7 de mayo, las fuerzas israelíes mataron a una mujer palestina y un activista de la resistencia palestina, e hirieron a 4 civiles, entre ellos 2 niños, durante una incursión en el pueblo de ‘Abassan, al este de Khan Yunis.

Las fuerzas israelíes utilizaron docenas de civiles palestinos, incluidos niños y mujeres, como escudos humanos durante las operaciones militares en la aldea de ‘Abassan, al sur de la Franja de Gaza.

Las fuerzas israelíes arrasaron 484 donums de tierra agrícola y destruyeron 5 invernaderos, 9 granjas de aves y 23 casas en el sur de la Franja de Gaza.

Las fuerzas israelíes han seguido cerrando todos los pasos fronterizos con la Franja de Gaza durante más de un año y medio. El sitio impuesto por las fuerzas israelíes, ha tenido efectos desastrosos sobre la situación humanitaria en la Franja de Gaza, ha violado los derechos humanos, y los derechos económicos y sociales de los aproximadamente 1,5 millones de población civil palestina, -especialmente los derechos a condiciones de vida dignas, la salud y la educación. El sitio también ha paralizado la economía de Gaza.

Algunos de los efectos del sitio incluyen:
-Las calles en toda la Franja de Gaza están vacías, y la vida cotidiana casi se ha paralizado.

– Hace dos semanas la UNWRA se vio obligada a suspender la ayuda alimenticia a por lo menos 650.000 refugiados palestinos que viven en la Franja de Gaza a causa de la escasez de combustible.

– Las condiciones de vida de la población civile han continuado deteriorándose.

РA cientos de pacientes se les ha denegado el acceso a tratamiento m̩dico fuera de la Franja de Gaza.

РMuchos universitarios y estudiantes de las escuelas no han sido capaces de llegar a sus lugares de de estudio debido a la abrumadora demanda de transporte p̼blico.

– Sólo el 15% del transporte público está funcionando, debido a la falta de combustible.

Recomendaciones a la Comunidad Internacional:

Debido al número y la gravedad de violaciones israelíes producidas a lo larga de esta semana, el CPDH ha realizado una serie de recomendaciones a la Comunidad Internacional. Entre estas recomendaciones está que cualquier solución política debe basarse en las normas internacionales de derechos humanos y en el derecho humanitario. El Centro afirma que si tiene lugar una solución con cualquier otra base, ésta sólo llevará a un mayor sufrimiento e inestabilidad en la región. Cualquier acuerdo o proceso de paz debe basarse en el respeto del Derecho Internacional, incluidos los derechos humanos internacionales y derecho humanitario.

Traducción M.A.B para IMEMC

Para el informe completo, haga clic en la siguiente dirección: