Las familias de dos hombres que llevaron a cabo ataques contra los civiles serán castigadas por las acciones de sus familiares, dijo el Ministro de Defensa israelí Ehud Barak el viernes. Barak pidió la demolición de las casas de los familiares de los dos hombres, un movimiento que fue condenado por el grupo de defensa de los derechos humanos israelí B’tselem como ‘una violación grave del derecho internacional humanitario.’ El grupo añadió que el castigo de las demoliciones de casas, que constituyen aproximadamente el 10% de la demolición de viviendas llevada a cabo por el Estado israelí (el otro 90% son demoliciones administrativas), son ‘un caso claro de castigo colectivo, que viola el principio de que una persona no puede ser castigada por los actos de terceros’.

Los dos hombres, Hussam Duwiyat y Abu Alaa Dhaim, ambos llevan a cabo ataques contra civiles judíos en Jerusalén, y ambos hombres fueron asesinados por las fuerzas israelíes en el curso de sus ataques. Duwiyat mató a tres civiles israelíes el pasado miércoles utilizando una excavadora. Abu Dhaim atacó la escuela religiosa de extrema derecha Mercaz Harav en marzo, causando la muerte a ocho.

Ahora, el Ministro de Defensa de Israel ha insistido en castigar a las familias de los dos hombres, una práctica que es legal según la legislación israelí, pero que está prohibida en virtud de normas internacionales de derechos humanos. La orden de demolición de Barak llega un día después de que el Fiscal General israelí Menachem Mazuz dictaminase que la demolición de las casas de los familiares de las personas que ataquen israelíes está permitida en virtud de la legislación israelí.

Pero el grupo israelí para los derechos humanos, B’Tselem, instó a los dirigentes israelíes a ‘no sacrificar la justicia y la moral en el altar de la venganza’. El grupo ha llevado a cabo numerosos estudios que demuestran que la demolición de viviendas de los familiares de los atacantes no impide ataques futuros, sino que tiene el efecto contrario, alimentando la ira y el resentimiento entre los afectados.

En al menos uno de los casos en cuestión, la casa de la familia de Hussam Duwiyat está en un edificio de viviendas donde viven otras tres familias, por lo tanto castigar a la familia Duwiyat destruyendo su casa, inevitablemente dejará sin hogar a otras tres familias.

Traducción M.A.B para IMEMC

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail