El Comité de Asuntos Internos del Knesset Israelí (Parlamento) ha votado aprobar un proyecto de ley que quitaría a los Israelíes sus derechos como ciudadanos si son convictos de crímenes de traición, espionaje, comisión de actos de violencia que el Estado defina como actos ‘terroristas’, o violen el ‘juramento nacional’.Los críticos han calificado el proyecto de ley de excesivamente amplio, y dicen que tendrá como objetivo injusto a los Árabes-Israelíes, y no da una definición clara de que significa violar el juramento nacional.

Después de pasar a través del Comité, el proyecto de ley ahora pasará al pleno del Parlamento para su aprobación. En el Comité, nueve miembros del Knesset votaron a favor del proyecto de ley, y tres votaron contra el mismo.

El Knesset aprobó previamente un proyecto de ley que prohíbe a los miembros del Knesset Israelí visitar países ‘enemigos’ de Israel, que incluyen Siria, Líbano e Irán. Este proyecto de ley específicamente tiene como objetivo a los miembros Árabe-Israelíes del Knesset, tales como Ahmed Tibi, que ha hecho viajes a Siria en un intento de mediar en las relaciones frecuentemente hostiles entre las dos naciones. Los Árabe-Israelíes también son objeto de castigo por el ‘crimen’ de visitar a sus familiares en Cisjordania o en naciones Árabes.

El proyecto de ley también irá dirigido a cualquier Árabe-Israelí identificado como miembro del movimiento Islámico Hamas, que Israel ha definido como grupo terrorista. El movimiento Hamas fue elegido por el pueblo Palestino en los Territorios Palestinos Ocupados de Cisjordania y Gaza en una elección legislativa en 2006. Israel nunca ha reconocido los resultados de aquellas elecciones y continúa rechazando al movimiento Islámico de Hamas como grupo terrorista.

También, a cualquier Israelí que tenga doble nacionalidad de Irán, Líbano, Siria, Libia, Sudán, Irak, Yemen, Afganistán o Pakistán, se le retirará su nacionalidad Israelí, según el proyecto de ley.
En un compromiso con el Ministerio del Interior, el Comité acordó en la versión final del proyecto de ley que la nacionalidad de una persona no sería retirada inmediatamente que la ley entrara en vigor, sino que habría una moratoria de dos años antes de que se les deportara de Israel. Sin embargo, se espera que el Ministro del Interior, Meir Sheetrit, presente una moción solicitando que la moratoria se extienda a cinco años.

Traducción: amdelmar, IMEMC

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail