Fuentes de Derechos Humanos Palestnos informaron el jueves que el detenido Israr Al Barghouthi, de 30 años y que resultó herido antes de ser secuestrado por el ejército israelí, se encuentra en malas condiciones de salud debido a una infección sanguínea, y actualmente se encuentra aislado en una habitación del hospital de la prisión de Al Ramla. Recientemente un peligroso virus se propagó en la cárcel de Al Ramla y los médicos de prisiones se niegan a revelar cualquier información al respecto.

Israr, de la aldea de Kobar, al noroeste de la ciudad cisjordana de Ramala, fue secuestrado por el ejército israelí tras haber sido herido de bala en las piernas. El detenido resultó herido cuando los soldados dispararon contra él balas dumdum, prohibidas internacionalmente, que explotan después de penetrar en el cuerpo.

El ejército llevó inicialmente a Al Barghouthi al hospital Hadassah Ein Karem en Jerusalén, donde fue operado siete veces y recibió 21 transfusiones de sangre. Después permaneció inconsciente durante 56 días y finalmente se le trasladó al hospital de la prisión de Al Ramla donde permaneció durante tres semanas.

Desde el día de su secuestro, tuvo prohibida la visita de familiares a excepción de una vez cuando se le concedió a su madre el permiso tras la intervención de la Cruz Roja. No obstante, sólo se permitió una visita de cinco minutos.

La familia de Al Barghouthi ha hecho un llamamiento a los grupos internacionales de derechos humanos para intervenir y garantizar el debido tratamiento médico para su hijo herido.

Las balas dumdum se las conoce como ‘balas dilatadoras’, ya que están diseñados para dilatarse al impacto. Por lo general, se fragmenta al impactar y causa una herida mayor además de mayor sufrimiento en el momento del impacto, una herida más grande, mayor desgarro en los vasos sanguíneos, y más pérdida de sangre y trauma.

Traducción M.A.B para IMEMC

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail