El presidente francés Nicolas Sarkozy invitó a la comunidad francesa que vive en Israel y Palestina a una recepción en el Hotel Rey David en Jerusalén, el 23 de junio de 2008, como parte de su viaje de tres días a Israel.En frente de una gran multitud, el Presidente francés reafirmó que él siempre ha sido un amigo de Israel y que había llegado el momento de abrir un nuevo capítulo en las relaciones entre Israel y Francia. Francia seguirá comprometido con la seguridad de Israel y declaró las palabras del Presidente iraní de ‘inaceptables’. Añadió que la seguridad de Israel depende de la creación de un Estado palestino viable, independiente y democrático.

Sarkozy también denunció el ataque contra un joven judío de 17 años en Francia, diciendo que ‘el antisemitismo no se puede explicar, tiene que ser combatido’. También dijo que él podría entender que judíos de Francia vayan a Israel por razones ideológicas, pero que no va a aceptar que cualquier judío se vaya por miedo. Hablando sobre la situación actual, Sarkozy dijo que la situación en el sur de Israel, donde la gente vive con el temor del disparo de misiles caseros no es aceptable, pero añadió que, al mismo tiempo, la situación humanitaria del pueblo de Gaza tampoco es aceptable. El presidente ha dicho que acoge con satisfacción el alto el fuego, ya que no hay solución militar que resuelva el conflicto.

También evocó la situación de Gilad Shalit, que es también ciudadano francés: ‘no habrá paz con los rehenes’, y prometió iniciativas francesas para liberar a Shalit.
Por último, también elogió a los franceses que viven en Israel por ser una comunidad dinámica que también está construyendo puentes entre Israel y Francia. Sarkozy también elogió al pueblo francés que ha hecho la difícil elección de vivir en los territorios palestinos.

El presidente francés se espera visite también Belén, donde se reunirá con el Presidente palestino Mahmoud Abbas.

Traducción M.A.B para IMEMC

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail