Una fuerza policial Israelí y unidades del ejército atacaron el jueves por la mañana, hogares de familias Palestinas que viven en la ciudad antigua de Jerusalén. Los testigos informaron que los soldados dispararon gases lacrimógenos y bombas de sonido a las casas de los habitantes, y después registraron varias de ellas. Durante los registros, según los testigos, los agentes de policía detenían a los hombres y les golpeaban.

Eid Qawass, propietario de una de esas casas fue golpeado tan fuertemente que tuvo que ser llevado a un hospital, según informaron fuentes de la ciudad antigua de Jerusalén.

Qawwas fue atacado duramente por policías Israelíes que le propinaron puñetazos y puntapiés.
Fuentes locales informaron que el atacó ocurrió sin ningún motivo y que los soldados atacaban las casas aleatoriamente y sin dar razón alguna.

Qawwas hizo una petición a los grupos de derechos humanos para que intervengan en la protección de los Palestinos de Jerusalén e hizo un llamamiento a los habitantes a mantenerse firmes en sus tierras y casas ya que los Israelíes están intentando forzarles a que se vayan.

Traducción: amdelmar, IMEMC