Fuentes locales reportaron que dos jóvenes palestinos se entregaron a soldados israelíes el jueves por la tarde después de que sus familias recibieron amenazas de muerte de la inteligencia israelí.Los dos hombres de Nablus se dirigieron al control Huwwara, a unos cinco kilómetros de la ciudad. El control es uno de los más conocidos en Cisjordania y en efecto separa Nablus de las ciudades del sur. A menudo civiles esperan en una cola durante horas, esperando pasarse por el control. A coches sin matrículas no se permiten el paso.

Wijdan Sarawi, una presa palestina antigua dijo a la agencia de noticias Ma’an que su hijo de diez y ocho años, Hamzah Sarawi y su amigo, Imad Darwish, también de diez y ocho años, se entregaron a fuerzas israelíes.

Explicó que las tropas que entraron con fuerza en su hogar en Nablus el miércoles por la mañana registraron la casa e hicieron daños al interior bajo el pretexto de buscar a su hijo Hamzah, que en el momento no estaba a casa.

Añadió que el ejército israelí llamó la familia más de una docena de veces, diciendo que si Hamzah y su vecino Imad Darwish no se entregaren, una fuerza secreta israelí les matarían a los dos.

Hamzah será el segundo de los hijos de Sarawi que estará detenido por fuerzas israelíes. El hermano mayor de Hamzah, Sami, está actualmente preso con una sentencia de cinco años en un centro de detención israelí.

Traducido por: S. Basile, IMEMC

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail