Fuentes israelíes informaron, miércoles por la noche, que el ejército israelí disparó proyectiles a un puesto del ejército libanés al otro lado de la frontera. Israel reclama que bombas bengala en tanques militares operaban en la zona.
Israel reclama que las tropas todavía estaban dentro del territorio soberano de Israel cuando el ejército libanés disparó las bengalas.

Poco después del incidente Israel bombardeó un puesto militar libanés enfrente del asentamiento Moshav Avivim.

Inicialmente, fuentes libanesas informaron de que aparentemente tres libaneses habían sido heridos en el bombardeo. Actualmente, miembros de las Fuerzas provisionales de las Naciones Unidas en Líbano están intentado mediar en un intento de prevenir una nueva guerra en la zona.

Soldados israelíes cruzaron la verja fronteriza libanesa el miércoles y comenzaron una campaña de búsqueda de “nuevos dispositivos explosivos”, después de reclamar que el ejército encontró varias cargas explosivas en la zona en días anteriores.

Fuentes israelíes informaron que el ejército no pretende cruzar frontera internacional de Israel con Líbano que se encuentra doce metros más allá de la verja, informó una servicio diario on-line israelí.

Mientras tanto, el ejército está operando en la zona acompañado de topadoras militares y un cuerpo de ingenieros están trabajando en la zona removiendo montones de tierra con la justificación de estar intentando localizar las bombas.

Una declaración oficial del ejército informó que el objetivo de la operación era asegurase de que no había más dispositivos explosivos en la zona, y para dificultar a activistas de Hezbollah la colocación de nuevos explosivos.

El informe también decía que el objetivo de la operación viene a enfatizar la soberanía israelí a lo largo de sus fronteras internacionales. Aún así, la comandancia del ejército del norte de Israel sigue sin poder determinar si los explosivos, hallados el lunes, fueron colocados recientemente por activistas de Hezbollah o fueron expuestos debido a las fuertes lluvias en el área.

Por su parte, el partido de Hezbollah declaró que esos explosivos llevan ahí desde antes del desencadenamiento de la guerra el 12 de julio.

Fuentes israelíes informaron que la operación militar está siendo conducida bajo una seguridad estricta, y que Israel informó a las Fuerzas provisionales de las Naciones Unidas en Líbano (UNIFIL) sobre la operación, pero dijo que los soldados israelíes no cruzarían la frontera internacional.

La cadena de televisión de Al Manar, la cadena oficial de Hezbollah, informó de la llegada de la UNIFIL y soldados libanesas a la escena.

Más temprano ese mismo miércoles, el ministro de Defensa israelí, Amir Peretz, acusó Siria de permitir la entrada de armas para Hezbollah a través de la frontera sirio-libanesa. Peretz dijo que Israel actuará “con fuerza contra Hezbollah”.

Hezbollah negó los reclamos de Israel.

Traducción, Juicy Lucy, IMEMC

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail